Ultima actualización: 05 octubre 2015

Sadomasoquismo en los burdeles de París hacia 1900

Me consta que el contenido de la exposición incluye referencias a las prácticas sadomasoquistas, las cuales formaban parte de la oferta habitual de los principales burdeles de París.

toulouse lautrec moulin rouge prostitucion burdeles sadomasoquismo
Toulouse Lautrec: Au Moulin Rouge

Sin embargo, aún no tengo información detallada sobre cómo se aborda el tema en la exposición. Espero poderlo comentar próximamente.
Mientras tanto, y a propósito del sadomasoquismo en los burdeles de París hacia 1900, me parece oportuno recordar la información que aporta un libro que ya presenté en este blog: La corruption fin de siècle, de Léo Taxil (1894)
Según Léo Taxil (seudónimo de Gabriel Antoine Jogand Pagés) la más demandada entre las prácticas sadomasoquistas era, sin duda alguna, la flagelación erótica. “No existe ningún lupanar que no tenga fustas especiales o látigos para esta flagelación” dice el autor, añadiendo que a algunas personas les gusta ser azotadas hasta la primera sangre.
Otra famosa Maîtresse de aquella época era Douchka, que reinó en Le Chabanais, uno de los más legendarios prostíbulos de Paris.

mossa ella prostitucion burdeles sadomasoquismo
Gustav Adolf Mossa: Ella

Además de referirse a la flagelación erótica, Léo Taxil dice que hay personas a las que les gusta meterse en corsés llenos de pinchos o que les claven largas agujas de plata bajo la piel del escroto. Añade que también hay quien pide que alguna mujer experta le haga ligeras incisiones en la piel con una navaja.
Una práctica curiosa descrita por Taxil en tono jocoso consiste en la aplicación de una tortilla recién frita en la barriga o en la parte baja de la espalda del hombre sumiso.
También menciona las prácticas escatológicas y los juegos de agua, “más frecuentes de lo que podría imaginarse”. Con esta finalidad se utilizaban unos taburetes de vidrio especiales: el hombre se tumbaba en el suelo, boca arriba, el taburete se colocaba encima de su cabeza, la chica se sentaba en él y efectuaba su servicio de forma que el cliente podía apreciarlo con todo lujo de detalles.

forain cliente prostitucion burdeles sadomasoquismo
Jean Lois Forain: El cliente

Todavía más: según Léo Taxil había personas que se excitaban con masajes por todo el cuerpo (concretamente con masajes realizados con la yema de los dedos, como los llamados “de patas de araña”) o bien a base de lametones, especialmente entre los dedos de los pies.
Atestigua asimismo que algunos hombres se hacían colgar verticalmente mediante cuerdas pasadas por las axilas o se exponían a la dómina apoyándose en un potro o caballete.
Léo Taxil no olvida las prácticas de humillación, como ponerse a cuatro patas como un perro y ser tratado como tal por las chicas del prostíbulo. En la misma línea alude a la existencia de clientes que deseaban ser humillados, vejados e insultados tan sólo traspasar el umbral del burdel.
Una parte significativa de los contenidos de este libro de Léo Taxil fue anticipada por el propio autor en otro libro suyo titulado La prostitucion en París, que también he comentado en este blog. 

WhipMaster

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada