Ultima actualización: 12 marzo 2017

Crítica de Cincuenta sombras más oscuras, la película

Algunas anotaciones sobre Cincuenta sombras más oscuras, la película, que llega dos años después del estreno de la primera entrega fílmica de la trilogía de E L James. A tanta distancia -de la primera película y del libro mismo- la relación con los referentes y la idea de continuidad de la serie se vuelven bastante borrosas, de modo que Cincuenta sombras más oscuras se visualiza casi como un producto autónomo. Más todavía cuando la dirección ha cambiado. La primera película la dirigió Sam Taylor-Johnson y esta la firma James Foley.

cincuenta sombras mas oscuras pelicula bdsm

En esta película, el núcleo del relato queda prácticamente reducido a una historia romántica, bastante plana y previsible, entre el millonario traumatizado y la estudiante que descubre el amor. Con final absolutamente convencional: pedrusco y ¿quieres casarte conmigo?

¿Y el BDSM? Pues tiene un papel puramente secundario. Como de aderezo picante (picante mais non plus) de las escenas de sexo y de los juegos eróticos que se van intercalando con cierta periodicidad a lo largo de la historia. Escenas de sexo muy esteticistas, envueltas en música ad hoc y acompañadas de parafernalia BDSM. Ojos vendados, muñequeras, la barra separadora, cachetes en el culo, manos atadas…

Las escenas de las bolas chinas y del “quítate las bragas” seguida de una masturbación en el ascensor son posiblemente lo más caliente de la película.

cincuenta sombras mas oscuras pelicula bdsm bragas

En cambio, no aparecen en ella otras escenas descritas en el libro que resultaban bastante sugerentes, como la del helado de vainilla (aquí reducida a un simple product placement) o la del billar.

Es evidente que en la película se ha minimizado todo aquello que pudiera dar una imagen mínimamente cruenta. Ni plug anal, ni molinete Wartenberg, ni mordaza, ni látigo, ni fusta, ni pinzas para pezones (que sólo se prueban en un dedo) ni siquiera vibradores o cuerdas (a pesar de la pequeña broma que hacen a propósito de los nudos cuando están navegando en el barco). Tampoco condones (el famoso "paquetito plateado" del libro)

cincuenta sombras mas oscuras pelicula bdsm anastasia dakota

¿Transmite todo esto una falsa imagen del BDSM? No lo creo. El BDSM son muchas cosas y seguramente hay muchas parejas que lo disfrutan así, como un juego erótico a base de parafernalia. Posiblemente bastantes más de las que lo asumen como un estilo de vida.

Lo que sí que hay que poner en cuarentena y negar rotundamente es la falsa idea, que se desprende de la biografía de Christian Grey, que la opción por el BDSM está directamente relacionada con experiencias traumáticas en la infancia. No existe ninguna relación demostrada de causa-efecto entre una cosa y otra. Subrayémoslo una vez más: el gusto por el BDSM no es consecuencia de ningún trauma ni está asociado a ninguna patología. Esto es lo que en el libro afirma con autoridad el doctor Flynn, que sin embargo no aparece en la película.

Me pareció ridícula la imagen del dominante con poderes casi hipnóticos que surge cuando Christian Grey pone de rodillas a Leila, mientras esta le apunta con una pistola. Le dice “de rodillas” y zas, ella se arrodilla y baja el arma. De risa.

cincuenta sombras mas oscuras pelicula bdsm leila sumisa

Me ha quedado la sensación de que el deseo de asegurar la rentabilidad del producto y su carácter mainstream han conducido a una simplificación excesiva, poniendo todo el énfasis en la historia de amor y minimizando las “sombras” y las "oscuridades” de Christian Grey, que en la película resulta ser mucho menos controlador que en el libro.

Para colmo, el actor (Jamie Dornan) no resulta demasiado convincente, que digamos, y la realización es tremendamente sosa y no trasmite ni emociones ni tensiones. Ni siquiera cuando apuntan a los protagonistas con una pistola o cuando Grey podría haber muerto en el accidente del helicóptero. Todo va pasando como si nada.

cincuenta sombras mas oscuras pelicula bdsm kim basinger robinson

Detalles curiosos:
-Es inevitable pensar que el bofetón a la señora Robinson (Kim Basinger) es un bofetón a la protagonista de Nueve semanas y media, como si esta película aspirase a rivalizar con aquella.
-El salón de belleza de la señora Robinson se llama “Esclava”. No recuerdo si en el libro esto se especificaba.

La gran paradoja de Cincuenta sombras de Grey es que los libros y la película serán recordados durante mucho tiempo como el fenómeno que situó el BDSM en la órbita mainstream, aun a pesar de reflejar una imagen bastante parcial del mismo.

Como fenómeno sociológico, es interesante observar que entre el público que acude a las salas de cine para ver la película está, por un lado, la gente joven que siente curiosidad por explorar la sexualidad con una mentalidad bastante abierta, y por otro lado los grupitos de gente madura, con una educación sexual de otra época, a la que a menudo se les escapa la risita floja. Decían que este ultimo grupo era el target de público al que iba destinada la trilogía de Grey.
WhipMaster   


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada